sábado, 30 de abril de 2011

Algunos temas usados como incidentales en la telenovela Capricho (1993)

Nuevamente con un video recopilatorio de la banda sonora de una telenovela. En este caso, que considero especial, se trata de la usada en la telenovela Capricho, de Televisa, realizada en 1993, apenas unos escasos años después del éxito de Cadenas de Amargura: con la misma actriz antagónica, Diana Bracho, un similar conflicto de este personaje con sus hijas -así como Evangelina Vizcaíno encontraba en su sobrina Cecilia y en su hermana Natalia sus esperanzas y frustraciones-, mismos directores y productores, incluso mismos escritores, y semejante ambientación (en una pequeña provincia mexicana), pero no el mismo éxito.
    Este video servirá para ilustrar cómo la música puede realzar o dispersar el drama de una producción telenovelesca o de cualquier otro tipo de programa seriado, incluso desde luego, en la música incidental de las películas.
    Sin embargo, en el caso que nos ocupa, se trata de ver cómo, aparte de las diferencias en audiencia entre Cadenas de amargura y Capricho, en esta última ocurrió algo por completo diferente de lo que vimos en Cadenas: una música intuitiva o sabiamente utilizada por el musicalizador Jesús Blanco, que fue el encargado de musicalizar ambas telenovelas, y que a mi manera de ver es el mejor musicalizador de Televisa.
    Lo que en Cadenas de amargura era música que hasta los que nunca se fijaban en ella eran capaces de reconocer y aún recuerdan hoy, en Capricho fue inseguridad musicalizadora. En Cadenas de amargura -de la que en próximos días el equipo de este blog ofrecerá un video compilatorio también- casi todos los personajes tenían su leitmotiv, es decir, la música que los identificaba, con lo que, siendo una historia de caracteres más que de acciones o situaciones, servía a la perfección. Varios discos usados de manera abundante, incluso ciertos temas de esos discos que nos preguntamos por qué el musicalizador no usó más. La respuesta puede ser: porque no le hacían falta. Supo crear un "paisaje sonoro" muy adecuado para la historia y sus personajes, y raras veces falló en ello.
     El problema no es tanto de calidad musical, ya que la música de Capricho es también muy buena, sino de adecuación y retroalimentación entre imagen, personajes y banda sonora. Por ejemplo, el suspenso de Capricho, Dresden One, de Klaus Schulze, pese a que yo lo considero muy bueno sabiéndolo usar, nunca será comparable a "Yucatan" del disco Melrose, de Tangerine Dream. No tanto por la calidad musical en sí, como ya se dijo (aunque los admiradores de Schulze no consideran el disco Live in Dresden como uno de sus mejores, hay que decirlo), sino por otras circunstancias que hacen pensar en una cosa muy simple, acaso hasta bárbara: el musicalizador parecía no sentirse satisfecho de la música elegida, y por tanto daba la impresión de no lograr moverse con destreza en su labor. Mientras que el suspenso de Cadenas de amargura comenzaba justo como suspenso, el de Capricho era usado hasta el minuto 02:04 del tema, lo cual no es raro en la manera de musicalizar de Jesús Blanco (que, por ejemplo, ya había tenido que sortear el inicio "inadecuado" de "Paseo de Gracia" de Alan Parsons Project para suspenso en Cuando llega el amor, porque el musicalizador lo usaba como a los 35 segundos de comenzado el track), pero esta música de Klaus Schulze fue dejada de usar incluso en aquellas escenas donde "claramente" debió de haber sido utilizado. Nadie, entonces, se esperaba oír ese suspenso en tal o cual momento, o, quien sí lo esperaba, como en mi caso, se veía con frecuencia defraudado porque el musicalizador usaba algún otro tema "más liviano". En lo personal, opino que "Dresden One" tiene una "negrura" muy dramática y progresiva que fue aprovechada de hecho en algunas escenas, entre ellas, la del hallazgo de Eugenia Montaño o Aranda tras su suicidio.
    Sólo tres o cuatro temas como leitmotiv en Capricho: uno para Eugenia (Diana Bracho), que suena casi más alegre que "maligno", otro casi informe para el personaje de Raquel (Patricia Pereira), y el clásico de amor para los personajes de Cristina (Victoria Ruffo) y Daniel Franco (Humberto Zurita). Sólo un caso interesante: un tema, del grupo Hiroshima, usado "como incidental de toda una familia" y de sus situaciones en casa y para cada uno de sus cuatro miembros por separado. Se trató de la familia cuyo padre era el actor Bruno Rey y el hijo Jorge Antolín. Me llamó mucho la atención darme cuenta de que a esos cuatro personajes -incluídas la mamá y la hija- les ponían el mismo tema, como si llevaran tras de sí el aura de "ser de esa familia". E incluso aquí, por ejemplo cuando el personaje de Jorge estaba con Raquel, se imponían los temas incidentales de Raquel o los de intriga o suspenso, antes que el leitmotiv familiar.
     Kitaro y Andreas Vollenweider no son músicos "de cabecera" de Jesús Blanco en aquellas épocas: uno o dos temas usados esporádicamente de sus discos. Parece que no logró encontrar la música que esperaba. Incluso hay unos temas que aún no hemos detectado, pero que parecen ser de la serie Misterios sin resolver, y, por tanto, el musicalizador debe de haberlos encontrado hurgando entre la música de librería, ya que al parecer nunca fue comercializado un disco de esa serie.
    Otro caso interesante es el disco "The Private Music of Patrick O'Hearn: éste sí un músico "de cabecera" para Jesús Blanco, ya que lo usó profusamente antes tanto en Quinceañera como en Las grandes aguas. LLama mi atención que en Capricho haya usado temas de ese disco compilatorio que no usó en los discos originales anteriores de O'Hearn, que no haya recurrido a los discos originales en busca de otros temas, o que haya dejado de usar unos muy buenos, como el track "April Fool", que sí utilizó mucho en Las grandes aguas. Asimismo, que no haya hecho uso de los tres temas no realizados en discos anteriores que aparecían por primera vez en esa antología: sólo "Down Hill Racer", que era el leitmotiv de Eugenia, muchas veces sustituido por "Black Delilah" para escenas de intriga o simplemente de continuación dramática. (Debo aclarar que se me olvidó incluir en el video el tema "Forever the optimist", como bien me lo hizo ver uno de los miembros de este equipo: tal vez lo relaciono más con Quinceañera que con Capricho).
    Un tema que faltó incluir en el video compilatorio que presentamos es "Bésame mucho" de Richard Clayderman, músico -ahora lo sabemos- varias veces usado por Jesús Blanco tanto en Cadenas de amargura como en Cuando llega el amor.
    El disco de Dancing Fantasy, el de Hiroshima y Special EFX son casi inapropiados para el estilo musicalizador de esa época: pocos tracks instrumentales y varios vocales o iniciando como recortes o continuaciones del track anterior. Aunque vale la pena mencionar el excelente track "Human Body Work", que tampoco fue usado con la recurrencia que este tipo de música requiere para quedar en la memoria o inconsciente del espectador, y, así, fortalecer la trama y cada escena.
    La suerte o mística de la música incidental no ayudó en este caso a Capricho, aunque sea de todas formas bastante disfrutable. Por sí sola, acaso sea un éxito tanto como historia y personajes y también musicalmente, pero si se la toma como reintento de causar lo que produjo Cadenas de amargura -y uno está tentado de pensar siempre eso-, las cosas no pintan igual.
     Aquí el video:
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario